La Rinoplastia

  1. ¿Que es la Rinoplastia?
  2. Casos de aplicación de la Rinoplastia
  3. Ventajas de la Rinoplastia
  4. Inconvenientes de no aplicar la Rinoplastia
  5. Preguntas frecuentes sobre la cirugía de nariz
  6. Rinoplastia ultrasonica

 

¿Qué es la la rinoplastia?

La Rinoplastia es la técnica que conlleva la modificiación de la apariencia externa de la nariz.

En algunas ocasiones aparece asociado un defecto de función nasal que igualmente debe ser corregido en el mismo acto quirúrgico, pasando la intervención a denominarse Septorrinoplastia.

La parte más importante del estudio de las deformidades nasales se realiza en consulta explorando la forma de la nariz así como su interior. En la nariz la forma y la función van íntimamente relacionadas y debemos abordarlas de forma conjunta.

Es importante determinar las expectativas de los pacientes y llegar a un acuerdo en qué es lo que se debe modificar, para conseguir el mejor rendimiento de la intervención.

Los abordajes y técnicas quirúrgicas aplicadas en la nariz son muy variadas y el conocimiento y aplicación de ellas debe resolver las molestias de cada uno de los pacientes.


 

CASOS DE APLICACIÓN DE LA RINOPLASTIA

 

Existen un número incontable de defomraciones nasales, y cada una de ellas necesita un análisis y un tratamiento personalizado. No hay dos narices iguales.

Las causas más frecuentes de consulta se refieren a:

Alteraciones del dorso de la nariz, desivaciones de la linea media de la nariz, alteraciones en la forma de la punta de la nariz.

Alteraciones y causas de la rinoplastia


 

VENTAJAS DE LA RINOPLASTIA

 

Mejora del aspecto externo de la nariz, armonización respecto al resto de las estrucuturas de la cara.
Mejora de la ventilación nasal.
Mejora del ronquido.
Evitar la caída de la punta nasal propio del envejecimiento.

Rinoplastia
La rinoplastia estética comprende las maniobras quirúrgicas que mejoran el aspecto estético de la nariz. En los últimos años se ha incrementado la demanda de pacientes que al mismo tiempo que corrigen un problema funcional para respirar mejor quieren añadir a la intervención una mejora estética. Cuando unimos una intervención funcional y estética hablamos de Septorrinoplastia.

Este tipo de intervenciones se realizan con anestesia general. Suele durar unos 90 minutos y en ella se pueden corregir problemas que afectan al dorso nasal, a la punta o desviaciones y lateralizaciones de la línea media. Algunos pacientes acuden por deformidades tras traumatismo muchas veces ocurridos durante la práctica de un deporte. Las técnicas de abordaje de la nariz aquí son múltiples y dependerán de la patología a tratar. Es preciso el estudio minucioso de las deformidades para establecer un diagnóstico conciso y marcar un plan de trabajo. Igualmente importante es determinar cuáles son las expectativas de los pacientes. Con todo ello estableceremos un plan de abordaje que sea el apropiado y personal para cada paciente, siempre dependiente de las deformidades a tratar.

Una demanda real de los pacientes que se operan de rinoplastia es que mejore el aspecto estético de la nariz pero que esta se vea natural y que no parezca estar operada. Normalmente en nuestra cultura no se exhibe una cirugía, por lo que el paciente operado al reincorporarse a su vida social y laboral quiere que los demás noten un cambio que sea natural y poco detectable El conformar una nariz que se adapte a las facciones de la cara del paciente forma parte del arte del cirujano.

La recuperación después de este tipo de cirugía es variable dependiendo de lo que se haya realizado.

Normalmente se acompaña al final de la intervención de la colocación de una férula que inmoviliza la nariz durante unos 10 días. En estos casos suele aparecer una hinchazón y hematomas infraorbitarios que pueden durar hasta los 15 días. La recuperación completa del paciente no finaliza hasta este tiempo. Tras la cirugía suele ser necesaria la utilización de antibióticos y analgésicos para hacer el postoperatorio más confortable.

Una demanda real de los pacientes que se operan de rinoplastia es que mejore el aspecto estético de la nariz pero que esta se vea natural y que no parezca estar operada. Normalmente en nuestra cultura no se exhibe una cirugía, por lo que el paciente operado al reincorporarse a su vida social y laboral quiere que los demás noten un cambio que sea natural y poco detectable El conformar una nariz que se adapte a las facciones de la cara del paciente forma parte del arte del cirujano.

La recuperación después de este tipo de cirugía es variable dependiendo de lo que se haya realizado.

Normalmente se acompaña al final de la intervención de la colocación de una férula que inmoviliza la nariz durante unos 10 días. En estos casos suele aparecer una hinchazón y hematomas infraorbitarios que pueden durar hasta los 15 días. La recuperación completa del paciente no finaliza hasta este tiempo. Tras la cirugía suele ser necesaria la utilización de antibióticos y analgésicos para hacer el postoperatorio más confortable.


 

INCONVENIENTES DE NO APLICAR LA RINOPLASTIA

Persistirá de deformidad nasal que incluso podrá agravarse a lo largo de los años cuando los tejidos blandos de la cara pierdan elasticidad.
Persistencia de la alteración funcional con defecto de respiración nasal.
Ronquido
Apneas del sueño


 

Preguntas frecuentes sobre la cirugía de nariz, Rinoplastia o Septorrinoplastia.


 

1.- ¿Qué es una Rinoplastia o una Septorrinoplastia?

Es el conjunto de técnicas quirúrgicas que consiguen mejorar la función y estética de tu nariz. Hablamos de rinoplastia cuando sólo se tocan aspectos estéticos y septorrinoplastia cuando además se consiguen beneficios funcionales. En la mayoría de los casos que acuden a consulta se unen ambos conceptos (estético- funcionales) ya que la nariz sirve primariamente para respirar y una nariz que no funcione bien, siempre dará lugar a molestias. Además de ello, tiene unas connotaciones estéticas notables en el conjunto de la cara de una persona. Está situada en el centro de la cara y su perspectiva es diferente en cada uno de los planos en la que nos la podemos encontrar, es un aspecto fundamental en nuestra presentación al medio. Cualquier anomalía o pérdida de armonía es muy notable y hace que la vista de nuestros interlocutores se vaya a la nariz. Por ello cuando hablamos de cirugía nasal, prefiero el término septorrinoplastia en el que función y estética están ampliamente ligados.


 

2.- ¿Puedo elegir el tipo de nariz que desee al hacerme la rinoplastia?

No. Para eso está el cirujano que estudiando cada caso y con su experiencia es capaz determinar cuáles son los puntos a mejorar. No se puede estudiar una nariz de forma aislada si no en el conjunto de las características físicas y sobre todo faciales del paciente.
Es el cirujano experimentado el que sabe que es lo mejor para cada paciente. Para ello deberemos escuchar que es lo que el paciente siente que está mal, analizarlo, tratar de explicar sus causas, establecer un diagnóstico y ver que es lo que se puede modificar mediante una intervención quirúrgica, para llegar a unos objetivos concretos y saludables.
NO es infrecuente que vengan pacientes con un recorte de revista diciendo que quieren la nariz del personaje de moda de turno. Se me ocurre que también quieran su cartera, su pareja y su fama. Desgraciadamente es demasiado pedir para una mera cirugía nasal.


 

3.- ¿Se va a notar que estoy operado/a de rinoplastia?

La rinoplastia es un proceso complejo donde es tan importante la técnica quirúrgica como los procesos de cicatrización. Si todo va bien, y eso es lo normal, no debería notarse que la nariz está operada. Nuestros familiares y compañeros pueden notar que algo ha cambiado, pero no deben saber que. La nariz no debe notarse operada en la mayoría de los casos.
Es posible que cuando existe una gran giba, o la nariz está hundida o desviada o hay una evidente asimetría de punta el cambio sea evidente y la cirugía se haga notar.


 

4.- ¿Va a empeorar mi función nasal por hacerme la cirugía estética?

No debiera. En la mayoría de los casos que operamos en nuestro medio se realiza una reducción del volumen nasal. Es aquí donde un correcto diagnóstico es más importante. Pequeñas desviaciones en el tabique, una hipertrofia de cornetes o algún pólipo puede ser causa de que cuando se reduzca una nariz, que previamente funcionaba bien, el paciente no respira bien. Por ello hay que dirigirse al personal cualificado que explorará no sólo el contorno de la nariz sino también su interior en busca de estos pequeños defectos que deberán ser modificados incluso en lo que pensábamos era una mera cirugía estética. Si no lo hacemos, podríamos comprometer en el postoperatorio la correcta función ventilatoria nasal


 

5.- ¿Obtendré un resultado NATURAL con la rinoplastia?

La naturalidad depende de cómo quede mi nueva nariz en mi cara y de que no se note la cirugía aunque pasen los años.
La clave de la naturalizad reside entre otras cosas, en el correcto tratamiento del dorso óseo, la reconstrucción del tercio medio nasal y de no hacer resecciones excesivas en la punta.
La necesidad de reconstrucción del dorso nasal tras cirugía de reducción es ahora indiscutible y es uno de los puntos importantes que ofrece un resultado natural aunque pasen los años. Hace que el dorso se mantenga estable y que no se noten las zonas de transición entre los diferentes cartílagos y el hueso.
La punta nasal ha sufrido la ira de cirujanos inexpertos hace años que pensaban que cuanto más se resecase y más fina quedase la punta mejor. Esto hizo que pasados los años las puntas se colapsasen y algo que fue bonito ahora ya no lo sea tanto y encima haya dejado de funcionar y no permita la correcta función de ventilación nasal. Uno de los aspectos que ofrece naturalidad es no ser demasiado agresivo con los cartílagos que sostienen la punta.
El tratamiento de la parte ósea del dorso nasal ofrece varias posibilidades. Hoy en día se ha puesto de moda la “rinoplastia ultrasónica” que ofrece sobre todo una mayor precisión. A pesar de que no creo que sea demasiado útil para todos los pacientes, si que hay casos concretos donde es obvio su beneficio. Muchos de los pacientes que recibimos en consulta optan por cirugía ultrasónica, hay que explicarles los beneficios e inconvenientes de la misma de forma que lo entiendan para tomar una decisión.


 

6.- ¿Me quedará alguna cicatriz al hacerme la rinoplastia?

A lo largo de los años se han ido modificando los diferentes abordajes en cirugía nasal. Actualmente la mayoría de los casos se realizan a través de un abordaje abierto, ya que es el que nos ofrece la mejor exposición para reconstruir el contorno nasal tras una reducción del dorso, y así tener las máximas posibilidades de que el resultado se mantiene con los años. Esto conlleva una pequeña incisión y cicatriz en la columela que es la estructura que divide ambas fosas nasales en la zona donde se une al labio. En todo caso, la herida, si se sutura correctamente y sin tensiones es prácticamente irreconocible por quedar en una zona oculta y de sombra en la visión frontal.


 

7.- ¿Cuanto tardaré en recuperarme tras la cirugía nasal y poder volver a mi trabajo?.

Es variable dependiendo de la extensión de la cirugía y de las propias cualidades cicatrizales de cada paciente. Normalmente un paciente que se opere por la mañana puede ser alta por la tarde. Se le verá en consulta al día siguiente de la cirugía para enseñarle a hacer pequeñas curas y cuidados iniciales. Después de esto, se revisará en consulta a la semana para retirar los puntos y la férula. En estos momentos aún puede quedar algún moratón o inflamación residual. El proceso inicial de curación para que el paciente pueda volver a su trabajo sin los estigmas de la cirugía puede extenderse hasta los 15 días.
El proceso total de recuperación hasta que no se note nada de edema puede durar algunos meses.


 

8.- ¿Podré usar gafas, tomar el sol y hacer ejercicio tras la cirugía nasal?

No deberías poner gafas ni tomar sol, ni hacer ejercicio fuerte hasta pasados 2 meses de la intervención.
El ejercicio hace que el edema, es decir la retención de líquido en la nariz retrase su reabsorción y enlentezca la cicatrización. Si haces ejercicio potente notarás que la nariz está más a tensión y se inflama.
El sol no es bueno por los cambios que producirá en la piel, aún así no hay problema de operarse en verano si el paciente lo desea. En todo caso tendrá que tomar las precauciones necesarias durante una temporada.
Las gafas apoyan en la zona ósea del dorso nasal, pudiendo quedar estos puntos marcados en la piel por deprimir una zona concreta y pequeña de una piel algo inflamada. Por ello es mejor que uses lentillas durante un par de meses o hasta que te lo indique tu cirujano.


 

9.- ¿Cuanto tiempo tarda en verse un resultado definitivo de la cirugía nasal?.

Los procesos de curación definitiva se retrasan en general meses, cuando la piel asiente completamente sobre la estructura cartilaginosa y ósea que se han modificado debajo. Es normal que la nariz se note algo tirante y edematosa. Además es frecuente que la sensibilidad de la punta no se recuperar hasta pasados unos meses


 

10.- ¿Tendré mucho dolor tras la rinoplastia?

En la mayoría de los casos la cirugía no es dolorosa. Depende bastante de cómo se lleven los cuidados del postoperatorio inmediato. Ponerse hielo, tomar antiinflamatorios durante 3 días y mantener una postura de cabeza elevada durante el descanso ayudan en el proceso de curación.
Los pacientes no suelen recordar el proceso como doloroso. Es normal notar cierta tirantez en el labio así como la sensación de hinchazón, pero nada que no se resuelva con las medidas anteriormente descritas.
Hace años se taponaban las narices de forma sistemática y es algo repetido que preguntan los pacientes, ya que su retira sí que era molesta. Con las técnicas actuales y en mi experiencia los tapones son algo excepcional, y no deberían usarse si no son estrictamente necesarios.


 

11.- ¿Es posible ver cómo va a quedar mi nariz antes de operarme de rinoplastia?

Definitivamente no. Es frecuente en consultas de cirugía facial que por medios informáticos y de manipulación de imágenes se pueda ofrecer una visión general de cómo puede quedar, para hacerse una idea de que es lo que quiere el paciente. Desgraciadamente no es lo mismo pintar que operar y actualmente pienso que es más un sistema de marketing para animar al paciente a operarse que algo real. Por ello actualmente no realizo simulaciones en consulta. Al final el contrato con el cirujano se basa en la confianza y esta depende de la relación con el paciente y de sus años de experiencia. Me parece engañoso ofrecer al paciente unos resultados que una vez en quirófano no sabemos si podemos conseguir. Además, tras la cirugía comienzan los fenómenos de cicatrización naturales ocasionalmente que son difíciles de predecir y que notablemente influirán en el resultado final. Estos parámetros no se pueden introducir en los programas informáticos.


 

Rinoplastia ultrasónica

La “cirugía piezoelectrica” ha supuesto una verdadera revolución en rinoplastia. Con ella se consigue el remodelado y esculpido de los huesos nasales evitando las molestas y poco precisas osteotomías clásicas. Se pretende así aumentar la precisión sobre el trabajo en los huesos nasales, limando y esculpiendo de forma precisa nuestro nuevo contorno.

Gracias al piezotomo se evitan irregularidades en el dorso de la nariz, se mejora el aspecto de los puntos de transición entre el cartílago y el hueso, y evitamos los hematomas que se producían con otros sistemas más clásicos. Las molestias del paciente son por ello, menores y la recuperación del paciente se hace teóricamente más rápida.

El uso de ultrasonidos ofrece su máximo rendimiento en los casos en que hubo fracturas previas o en narices previamente operadas con irregularidades done el tratamiento del mismo con limas y osteotomos puede resultar menos preciso.

Hoy en día muchos pacientes quieren operarse con ultrasonidos y es importante explicarles pros y contras de la técnica. A mi entender las desventajas fundamentales son que es una técnica algo lenta y por ello el paciente necesitará estar anestesiado durante más tiempo. Además, el abordaje para poder aplicar la terminal de rinoplastia es mayor, e implica mayor despegamiento de los tejidos que recubren el hueso de la cara. Esto hace que el edema postoperatorio pueda ser mayor que con técnicas menos invasivas.

Los beneficios de los ultrasonidos son evidentes, sobre todo por su precisión. Esto quiere decir que el tratamiento de la parte ósea sea más fino. El sangrado en el hueso casi desaparece por completo, por lo que los moratones deberían ser menores. Por ello, se dice que la recuperación es más rápida.

Muchas veces se ha vendido la técnica como más natural. No me parece que una rinoplastia sea algo natural de por sí, por ser un tratamiento que implica una cirugía, aunque pretendamos que nuestro resultado si lo sea. La naturalizad no depende exclusivamente del tratamiento del hueso con piezotomo , sino también de la reconstrucción del cartílago del tercio medio de la nariz y de cómo se trate la punta.

Lo más importante es consultar al cirujano, que nos ofrezca sus posibilidades y que nos explique bien el proceso para que tomemos la elección que más se adecúe a nuestros intereses.

Con todo ello las técnicas con ultrasonidos se están imponiendo para la mayoría de nuestras cirugías ya que a largo plazo se observan de forma clara los ec¡fectos beneficiosos de los mismos

Te esperamos

Hospital Quirón - C/ Londres 2
Zapateira

Centro Médico Quirónsalud
C/ Manuel Murgía s/n
Estadio de Riazor

Lunes - Miércoles - Jueves: 16:30 - 19:00

Sobre mí

Dr. Martínez Moran otorrinolaringólogo especialista en Rinoplastia en La Coruña

Horario

L.-Mi.-J. : 16:30 - 19:00

Contacto

Hospital Quirón
Teléfono: 981 21 98 00
C/ Londres 2
15009 A Coruña (A Coruña)
Centro Médico Quirónsalud
Teléfono: 981 065 600
C/ Manuel Murgía s/n
Estadio de Riazor - La Coruña
alejandromartinez@moranorl.com

¡Déjame tus datos y contactaré contigo!





¡CONSÚLTAME!
close slider

¡Déjame tus datos y contactaré contigo!