nariz

CIRUGÍA NASAL
NARIZ / SENOS PARANASALES

La patología nasal y de los senos paranasales comprende aquellas enfermedades que tiene origen en la nariz y las cavidades óseas circundantes que en la cara conforman los senos paranasales.

La nariz es el órgano a través del cual el aire accede a nuestros pulmones y tiene la función de calentar y humidificar correctamente este aire. Por ello la respiración nasal es la más confortable. El Rinólogo es el especialista que valora y corrige los problemas de la nariz.

CIRUGÍA FUNCIONAL

Las principales causas de la dificultad de respiración nasal son la desviación del tabique nasal o septo y la hipertrofia o agrandamiento de cornetes. El tabique nasal es la estructura cartilaginosa y ósea que divide ambas fosas nasales.

Los cornetes son unas estructuras óseas que en número de tres (superior, medio e inferior) se encuentran en las paredes laterales de cada una de las fosas. Estás estructuras favorecen la creación de una presión negativa en la parte más posterior de las fosas facilitando finalmente que el aire fluya a través de las fosas y que esta sea confortable.


Tabique desviado

La desviación del septo puede ser ocasionada por algún traumatismo aunque en otras ocasiones el tabique se ha desviado durante el desarrollo físico del paciente sin haber una causa concreta.

La hipertrofia de cornetes puede tener igualmente varios orígenes aunque actualmente la causa fundamental en nuestras consultas son las alergias nasales.

El único modo de corregir la obstrucción nasal debida a una desviación del tabique es la cirugía con la realización de una técnica denominada Septoplastia o Rinoplastia funcional.

Esta cirugía se realiza con anestesia general y suele durar una media hora. El paciente suele ser dado de alta a su domicilio el mismo día de la cirugía. La cirugía no conlleva la hinchazón de la nariz ya que se realiza a través de las fosas y externamente no se notará la cirugía. Es normal algún tipo de molestia durante una semana de la zona operada aunque realmente no suele ser dolorosa. El paciente puede incorporarse a su trabajo en este tiempo.


El tratamiento de la hipertrofia de los cornetes incluye en un primer momento la utilización de fármacos para disminuir la causa de origen, ya que hemos dicho que la causa actual principal son las alergias nasales, esto se hará fundamentalmente con antihistamínicos y esprays nasales con corticoides. En caso de no obtenerse el resultado deseado o que este no perdure en el tiempo lo deseado se puede recurrir a la cirugía.

La Reducción de cornetes o Turbinoplastia puede realizarse con anestesia local y utilizaremos un sistema de aplicación de radiofrecuencia, para conseguir la retracción de la mucosa inflamada y así reducir el tamaño de los cornetes. Esta intervención no es dolorosa aunque es frecuente que los cornetes hinchen durante unos pocos días y esto cause algún disconfort. Precisará analgésicos y antinflamatorios posteriormente al tratamiento. El paciente puede reincorporarse a su trabajo en uno o dos días del tratamiento.

Es frecuente encontrarse ambos problemas en un paciente que no respira por la nariz, es decir una desviación del tabique a una fosa y la hipertrofia del cornete inferior contralateral. En esta situación realizaremos ambas intervenciones de forma conjunta. Podemos afirmar que, en la mayoría de los casos cualquier tratamiento sobre el tabique incluirá una reducción de los cornetes.

RINOPLASTIA O CIRUGÍA ESTÉTICA NASAL

Rinoplastia, qué es y casos

La rinoplastia estética comprende las maniobras quirúrgicas que mejoran el aspecto estético de la nariz. En los últimos años se ha incrementado la demanda de pacientes que al mismo tiempo que corrigen un problema funcional para respirar mejor quieren añadir a la intervención una mejora estética. Cuando unimos una intervención funcional y estética hablamos de Septorrinoplastia.

Este tipo de intervenciones se realizan con anestesia general. Suele durar unos 90 minutos y en ella se pueden corregir problemas que afectan al dorso nasal, a la punta o desviaciones y lateralizaciones de la línea media. Algunos pacientes acuden por deformidades tras traumatismo muchas veces ocurridos durante la práctica de un deporte. Las técnicas de abordaje de la nariz aquí son múltiples y dependerán de la patología a tratar. Es preciso el estudio minucioso de las deformidades para establecer un diagnóstico conciso y marcar un plan de trabajo. Igualmente importante es determinar cuáles son las expectativas de los pacientes. Con todo ello estableceremos un plan de abordaje que sea el apropiado y personal para cada paciente, siempre dependiente de las deformidades a tratar.


Rinoplastia

Una demanda real de los pacientes que se operan de rinoplastia es que mejore el aspecto estético de la nariz pero que esta se vea natural y que no parezca estar operada. Normalmente en nuestra cultura no se exhibe una cirugía, por lo que el paciente operado al reincorporarse a su vida social y laboral quiere que los demás noten un cambio que sea natural y poco detectable El conformar una nariz que se adapte a las facciones de la cara del paciente forma parte del arte del cirujano.

La recuperación después de este tipo de cirugía es variable dependiendo de lo que se haya realizado.

Normalmente se acompaña al final de la intervención de la colocación de una férula que inmoviliza la nariz durante unos 10 días. En estos casos suele aparecer una hinchazón y hematomas infraorbitarios que pueden durar hasta los 15 días. La recuperación completa del paciente no finaliza hasta este tiempo. Tras la cirugía suele ser necesaria la utilización de antibióticos y analgésicos para hacer el postoperatorio más confortable.

SINUSITIS Y PÓLIPOS NASALES

Las sinusitis es la ocupación por moco y pus de las cavidades de los senos paranasales. El cuadro típico es un catarro prolongado que no cura y que produce dolor a nivel de la cara en la zona que rodea la nariz y las órbitas o la frente con sensación de presión, dificultad respiratoria nasal, rinorrea (secreción nasal) y anosmia (pérdida de olfato). El tratamiento es fundamentalmente médico con antibióticos, antinflamatorios y esprays nasales. En algunas ocasiones aunque raramente si no curase con tratamiento farmacológico se indicaría una cirugía de drenaje.

Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia general y es siempre necesaria la realización de un TAC para diagnosticar exactamente cuáles son los senos afectados. La cirugía suele durar una media hora y no provoca grandes molestias postoperatorias. Este tipo de cirugía en la sinusitis aguda se realiza en contadas ocasiones ya que los pacientes ante una clínica tan característica suelen acudir al otorrino de forma precoz, la mejora de los tratamientos antibióticos hacen que se curen la mayoría de los casos.

Existe un tipo especial de sinusitis que se produce sin catarro nasal y que estos últimos años vemos cada vez más en nuestras consultas. Esto es la sinusitis maxilar de origen dentario.

Debido al auge de las técnicas de implantología y la gran divulgación de las mismas hace que cada vez se utilicen más para la rehabilitación oral. La colaboración de los médicos estomatólogos, dentistas y cirujanos maxilofaciales se ha hecho en estos años fundamental para el tratamiento de los problemas derivados de las infecciones dentarias y de los implantes, ya que en muchas ocasiones afectan a los senos maxilares que están localizados justo por encima de la arcada dentaria superior. Gracias a las nuevas técnicas de cirugía endoscópica a través de los orificios nasales somos capaces de tratar estos problemas sin grandes molestias para el paciente.


Radiografía de senos

Los pólipos nasales son unas formaciones que parecen en la nariz en forma de grandes vesículas recubiertas de mucosa. Su origen suele estar en algún tipo de patología inflamatoria nasal, muchas veces ligados a las alergias ambientales u otras causas que provoquen irritación crónica.

Los pólipos obstruyen las fosas nasales por lo que producen dificultad respiratoria nasal con sensación de congestión u ocupación, secreción serosa o purulenta, cefalea y pérdida de la olfacción. Los pacientes con pólipos se encuentran en el conjunto de enfermedades que engloban la rinosinusitis crónica.

El tratamiento de los pólipos nasales es inicialmente médico, destacando los esprays nasales con corticoides, corticoides orales, antihistamínicos y en estos últimos años han tomado auge las terapias biológicas como el omalizumab (Xolair©). En aquellos casos en los que fracasa el tratamiento médico o no se obtiene el rendimiento deseado que haga tolerable la convivencia con los pólipos se propone un tratamiento quirúrgico.


La intervención la denominamos cirugía endoscópica funcional nasosinusal o CENS que consiste en la extirpación de los pólipos nasales y la apertura de los orificios de ventilación natural de los senos paranasales. Con ello no se pretende mejorar la respiración nasal, disminuir la producción de moco y la sensación de presión nasal. Así como la mejora del rendimiento de los tratamientos farmacológicos Por otro lado no podemos decir que se cure la enfermedad ya que como escribimos anteriormente, el origen es inflamatorio. Se insiste por ello a los pacientes que se operan que no abandonen el tratamiento médico tras la intervención. De igual forma no podemos asegurar que los pólipos no vuelvan a aparecer con el tiempo.

La cirugía se realiza con anestesia general y durará más o menos dependiendo de la cantidad de pólipos a resecar y la extensión en los senos paranasales. Los pólipos deben retirarse con un motor desbridador de pólipos que comprende un sistema que va aspirando y resecando los pólipos de la nariz. Tras la cirugía no suele haber grandes molestias ya que la extirpación de los pólipos no es dolorosa, alguna molestia puede derivarse de la ampliación de los orificios de drenaje de los senos a la cavidad nasal. Por ello es posible algún grado de disconfort los días posteriores la cirugía. Tras la intervención solemos dejar taponada la nariz durante unas 24 horas.

Tras la cirugía es importante que los pacientes aprendan a lavarse convenientemente la nariz con suero salino o sprays de agua de mar. Además es importante explicar que deberán realizar profilaxis y tratamiento para que los pólipos no vuelvan a aparecer. No se suele iniciar el tratamiento con corticoides nasales hasta pasados un mes de la cirugía. Es importante realizar revisiones a largo plazo para controlar que los pólipos no reaparezcan y si lo hace tratarlos de forma más intensa.

En muchas ocasiones se solicita la valoración de un Alergólogo cuando pensamos que estos tienen un origen alérgico.

CONTACTO

HOSPITAL QUIRÓN



C/ Londres, 2
(La Zapateira)
T. 981 219 800

ESPECIALIDADES
QUIRÓN


C/ Manuel Murgía s/n
Estadio de Riazor - La Coruña
T. 981 065 600

CONTACTAR

ENVIAR
Contacto enviado. Gracias.